De 1870 a 1999

El 27 de junio, hace 129 años, se conmemora el decreto de instrucción pública, gratuita y obligatoria dictado por el otrora presidente Guzmán Blanco, logrando el ingreso al sistema educativo de generaciones de escasos recursos.

Después de tantos años la Revolución Bolivariana rescata el espíritu de este decreto consagrándolo en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Durante los 40 años de la Cuarta República vivimos una educación de carácter excluyente; ahora vivimos una educación inclusiva, teniendo 90% de matrícula a nivel del subsistema de educación básica, y a nivel universitario somos reconocidos como el 5to. país del mundo con mayor matrícula estudiantil.

Estamos a escasos días de un nuevo proceso constituyente, se van a generar debates y propuestas, por eso aprovecho este espacio para hacer algunos planteamientos en el ámbito educativo. Debemos extender la gratuidad de la enseñanza hasta el postgrado universitario. Siendo la educación uno de los ámbitos más importantes de toda sociedad, el educador no solo debe ser una persona de reconocida ética y de idoneidad académica, sino uno de los profesionales mejor remunerados.

La autonomía universitaria debe contemplar estructuras orgánicas flexibles, democráticas y participativas. Las universidades deben administrar su patrimonio con austeridad, con justa distribución, transparencia y honestidad, y rendir cuentas bajo el control interno, y el externo por parte del Estado. La comunidad universitaria debe contemplar la integración de todos sus miembros: profesores, estudiantes administrativos, obreros y egresados.

Los fascistas no cesan en su ola de violencia. El martes, en una acción desesperada, atacaron con granadas y disparos al Ministerio de Interior y Justicia y al TSJ, debemos condenar estos hechos.

No detendrán el llamado a la Constituyente. No nos doblegaremos y seguiremos luchando por la construcción del socialismo.

Anuncios

Odio vs Amor

Las hordas fascistas acentúan sus acciones contra los ciudadanos y ciudadanas, con linchamientos e incendiando a seres humanos. Incentivan manifestaciones de odio hacia quienes no comparten sus ideales, expresando aversión y rechazo; cultivan la violencia, generando la muerte.

Esto tiene un solo objetivo: derrocar al Gobierno Constitucional del presidente Nicolás Maduro, provocar enfrentamientos entre los que estamos con y por la Revolución Bolivariana y con los opositores apátridas. Con la intención de que se genere una guerra civil o buscar el pretexto para una intervención extranjera.

Ante el odio, debemos contraponer el sentimiento del amor como el invento más hermoso de la humanidad. Nadie debe promover el odio en nuestra sociedad. Ante la muerte anteponemos la vida y la alegría entre todos los venezolanos y venezolanas. No debemos aceptar el uso manipulador de los niños, niñas y adolescentes en las manifestaciones; esto no debe quedar impune, exijamos justicia, para encontrar el camino hacia paz.

El Ministerio del Poder Popular de la Educación impulsó la Jornada Nacional contra el Odio y la Violencia, promoviendo la convivencia entre nuestros estudiantes, para aprender con nuestras diferencias, incentivando valores como el respeto, la solidaridad, la igualdad… La escuela debe convertirse en espacio de paz.

Aparece la señora fiscal, cual vocera de la oposición, tartamudeando cada vez que declara contra la Asamblea Nacional Constituyente. Los nervios le descubren su postura indigna y de traición.

También ataca al TSJ, ¡calificándolo de ser obstáculo para la paz! ¡Que tal! Ahora esta señora solicita la desincorporación de 33 magistrados designados en el 2015. ¿Por qué después de año y medio hace este planteamiento? ¿Acaso esta postura contribuye a la paz? Todo lo contrario. Busca enfrentamiento y desestabilización. Sigamos la batalla por la paz, por el socialismo. ¡La Constituyente, sí va!

El rostro del fascismo

Nunca pensé ver de nuevo el rostro terrorífico del fascismo y digo de nuevo porque durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, en esos días aciagos, los fachos de entonces, los mismos de hoy, secuestraron al Comandante Hugo Chávez, amenazándolo de muerte, quienes en un abrir y cerrar de ojos, acabaron con todos los poderes públicos. Pero gracias a la conciencia y al ímpetu movilizador del pueblo venezolano, junto a las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas, se logró restituir al Gobierno Bolivariano.

Este año, llevamos 2 meses de protestas opositoras, cuyas características son de insurrección armada, lo cual ha costado, la lamentable muerte demás de 50 compatriotas, reflejándose el nuevo rostro del fascismo, con la quema de un ciudadano, solo por parecer chavista y el linchamiento de un guardia nacional retirado, el cual fue asesinado luego con disparos a quema ropa.

El Presidente Nicolás Maduro ante este plan desestabilizador, esta apostando a la paz, para que no vivamos el terror de la Alemania Nazi o el franquismo de España o el pinochetismo de Chile, las secuelas que dejaron, esta llena de muerte y tristeza. Vivencias, cuyos pueblos no querrán repetir de nuevo el pasado oprobioso.

Debemos impulsar un nuevo amanecer, que brille radiante, lleno de humanidad, sin muertes, sin heridos, sin la manipulación de nuestros niños, niñas y adolescentes, incitandolos a participar en manifestaciones contra el gobierno, irrespetando los símbolos patrios.

La gran mayoría de los venezolanos y venezolanas creemos y luchamos por la paz, entendiendo como camino para alcanzarla: la Asamblea Nacional Constituyente, que conlleve definitivamente a la transformación del viejo Estado capitalista, en el nuevo Estado socialista, vamos a contribuir con la Revolución Bolivariana con el impulso de una ANC, obrera y popular. Termino diciéndole a mis lectores: PARA LA GUERRA NADA, PARA LA PAZ TODO.