18 a 5

Comenzó la temporada de béisbol profesional, y uno de sus primeros juegos concluyó con el marcador 18 a 5, como decimos en el argot beisbolístico: tremenda paliza le propinamos a la oposición el pasado 15 de octubre, en el proceso electoral de las gobernaciones, esto expresa que las fuerzas de la Revolución Bolivariana siguen intactas y en constante crecimiento.

En las pasadas elecciones del 30 de julio para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente se logró un primero y anhelado objetivo, la paz, el resultado del pasado domingo con una participación masiva de más de 11 millones, conlleva a la consolidación de la paz, aunque una vez más la tozuda oposición vuelve a vociferar: ¡Fraude! Yo les preguntaría: ¿Hubo fraude en los estados donde ustedes salieron victoriosos?

Los observadores internacionales ya reconocieron los resultados y señalan que hubo perfecta coincidencia entre la papeleta y el voto automático, entonces, ¿seguirán hablando de fraude?

A pesar de la desfachatez de la derecha, lean esto: “Uno va a una elección a ganar o a perder, mis queridos hermanas y hermanos nosotros, responsablemente, perdimos y eso hay que respetarlo…”, esto lo dijo el otrora gobernador de Lara. ¿Qué tal?

Y esta otra perlita: “Considero que la oposición no respondió al pueblo como debió. Si dicen que hubo fraude, pues que lo verifiquen con sus actas en cada mesa, teníamos testigos en cada una de las mesas…” palabras del Chúo Torrealba. Andan más enredados que un kilo de estopa.

Este proceso electoral evidenció el talante democrático del pueblo venezolano, que, a pesar de las dificultades, sigue respondiendo con sentido patrio y con alta conciencia a favor de la Revolución Bolivariana, ejerció su derecho al sufragio para consolidar la paz, contra el imperialismo y sus intentos intervencionistas. Demostramos al mundo que aquí no hay dictadura, más bien una auténtica democracia, que construye el Socialismo a la Bolivariana.

Anuncios

Constituyente educativa

Estamos en tiempos de Constituyente, tiempos de Revolución, tiempos de socialismo a la bolivariana, tiempos de la Asamblea Nacional Constituyente, la cual aprobó recientemente y de manera unánime el decreto para el impulso de la Constituyente Educativa, cuyo planteamiento nos lleva a una remembranza del año 1999 cuando se impulsó a través del Frente Constituyente de la Educación, Movimiento Base Magisterial y otros movimientos de base, el debate nacional que conllevó a la elaboración de propuestas que quedaron enmarcadas en la actual Constitución, entre ellas: la dignificación del docente, la educación concebida como un derecho humano y la estabilidad de la profesión docente.

Pero el proceso constituyente no solo quedó plasmado en la actual Constitución, sino que, a partir de ahí, se construyó todo un andamiaje que se resume en la concepción del Sistema de Educación Bolivariana, esta entendida como un continuo humano, de interacción con los ejes del saber, hacer y convivir, para el desarrollo del ser social soberano, la educación para la descolonización, la desfragmentación del conocimiento, una educación popular para la formación permanente, por y para la vida, para el acceso de todos, para el desarrollo de la sociedad y para la mayor suma de felicidad.

Hoy nos encontramos en una segunda etapa de la Constituyente Educativa, cuyas propuestas ya han venido surgiendo de diferentes debates y encuentros del movimiento estudiantil, de los trabajadores de la educación y de la comunidad en general. Entre ellas la necesidad de constitucionalizar los estudios de postgrado, partiendo de la experiencia de la Micro-misión Simón Rodríguez, se plantea la necesidad de una nueva cultura del trabajo, que convierta a la escuela en una escuela productiva, bajo el principio rodriguiano del “Aprender Haciendo”, para contribuir al desarrollo del modelo productivo socialista por y para el trabajo liberador.

Con alegría y en Paz

Esta semana se iniciaron las clases en la Educación inicial y primaria, más de 4 millones de muchachos y muchachas, con su uniforme colorido, se incorporaron a sus actividades con alegría y en Paz, a pesar de las dificultades, de las amenazas injerencistas por parte del imperialismo yanqui y de la guerra económica, seguimos manteniendo la educación pública, gratuita y de calidad, solo posible en Revolución Bolivariana.

La Educación Bolivariana no solo es gratuita como producto de la desaparición del cobro de matrícula, sino porque también se le otorgan recursos para el aprendizaje a nuestros educandos como las canaimitas, la colección bicentenaria, de igual manera los morrales escolares, el Gobierno ha entregado 930 mil bonos escolares de Bs 250 mil, que están adjudicados a 3 millones de familias.

Este año escolar se comienza con el impulso de la transformación pedagógica, específicamente con el nuevo plan de estudios en la educación media, cuya concepción obedece al avance de la integración de las áreas del conocimiento, aplicando la interdisciplinariedad, en donde los docentes planifican de manera conjunta, integral y sistémica, con un clima escolar de orientación y convivencia y el impulso del estudio con el trabajo, para la producción.

Este martes, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó el decreto de la Constituyente Educativa, para encaminar propuestas que surgen del debate en el seno de las universidades, escuelas y liceos, entre ellas que la nueva Constitución tenga un capítulo dedicado a la educación, la escuela se convierta en una escuela productiva, centrada en el pensamiento Robinsoniano del “Aprender Haciendo”, y se construya un modelo de gestión escolar con la participación del Poder Popular que permita romper con la Venezuela rentista petrolera para continuar la construcción de la Venezuela productiva socialista.

El papel de la clase obrera

Comenzamos una nueva etapa de la Revolución Bolivariana, que podríamos denominarla “Profundización del Socialismo”, etapa crucial ante la ola especulativa del aumento inusitado de los precios de distintos productos. El pueblo aspira a que el Gobierno, junto a la Asamblea Nacional Constituyente, tome medidas que conlleven a darle un golpe certero a la guerra económica. Para que estas sean victoriosas, deben tener el acompañamiento de la organización popular y de la clase obrera.

La clase obrera debe asumir su rol histórico, en cuanto a la conducción y el control de la producción y en la construcción de un plan de gestión democrático, participativo y protagónico, e impulsar un plan especial de voluntariado para la recuperación de empresas, que conlleven a la necesidad de incentivar la diversificación de la economía y aumentar la productividad.

Para ello se requiere de una instancia organizativa que cumpla el rol importante que deben jugar en estos momentos los trabajadores, en esta nueva etapa de la Revolución. Ya tenemos un embrión con los Consejos Productivos de Trabajadores. Masifiquemos esta experiencia en cada uno de los centros de trabajo, tanto públicos como privados. La Central Bolivariana de los Trabajadores, junto a sus sindicatos, debe coadyuvar a este proceso, que conlleve a deslastrarnos del viejo Estado capitalista rentista petrolero.

Motivado al bloqueo económico-financiero al que nos tiene sometido el imperio yanqui, la ANC debe implementar una normativa que controle el comercio exterior, a fin de garantizar plena soberanía para el abastecimiento de nuestras necesidades sociales.

Implementar una nueva norma en cuanto al cobro de los impuestos, donde se establezca que quien más tenga y más ingresos recibe, debe pagar más impuestos, con sanciones penales y expropiación para resarcir los incumplimientos impositivos. Vamos pues, a la batalla, por la construcción del socialismo.

La nueva etapa de la Revolución

Por mucho tiempo vamos a comentar el triunfo del 30 de julio, el de la Asamblea Nacional Constituyente, expresándose el espíritu guerrero de nuestro pueblo, con una alta conciencia revolucionaria, logrando alcanzar la tan anhelada paz, ya podemos transitar tranquilamente por las calles de nuestras ciudades, sin que existan obstrucciones, con barricadas e incendios de instituciones y de personas, derrotamos la guerra.

Pero los ataques en contra de la Revolución Bolivariana no cesan, sobre todo por parte del imperialismo yanqui que no escatima esfuerzos para amenazarnos constantemente, ahora con una invasión militar, compaginándose con gobiernos, como el de Colombia y con la burguesía apátrida, que inmediatamente se dedicó a levantar con ahínco el hacha de la guerra, especulando y elevando los precios de todo tipo de productos, acentuando de esta manera la inflación inducida.

El tema económico es una de las tareas más importantes que tiene la ANC, y el pueblo está a la espera de medidas contundentes, que se aplique justicia contra los especuladores y acaparadores, pero no debemos ver esto como la panacea o que la misma va a tener una mano prodigiosa, para resolver todos los problemas, es ya, un motor fundamental para el impulso de la profundización de la Revolución, lo cual va a caracterizar la nueva etapa, la del Socialismo.

Para esto debemos utilizar la ANC, que nos permita plantear nuevas formas de participación protagónica del pueblo y de la clase trabajadora, en donde la clase obrera pueda dirigir las fábricas, no solo desde el punto de vista gerencial, sino el control de la producción, en cada uno de los centros de trabajo.

El otro aspecto importante es la construcción del nuevo Estado, el Estado Socialista, que nos permita derrumbar el viejo Estado capitalista, que transforme todos los ministerios, todas las instituciones públicas, para colocarlas al servicio del pueblo.

Amor Patrio

El amor de la humanidad fundamentalmente se manifiesta hacia la pareja o la familia, pero el sentimiento patrio se expresa en contadas ocasiones, y eso fue lo que realizó el pueblo venezolano con su país, el pasado 30 de julio. Con fervor patrio, con espíritu de gallardía, un pueblo bravío que cruzo ríos, subió montañas, pasó barricadas y hasta nuestros viejitos lograron llegar a la meta para ejercer su derecho al sufragio, por la Asamblea Nacional Constituyente, expresando todo su amor patrio.

Se logró la victoria patria, la victoria de la paz, de la independencia, de la soberanía, del futuro de nuestros hijos y, sobre todo, el cese de la violencia fascistoide y terrorista.

El pueblo de Bolívar y Chávez de nuevo escribió otra página histórica con la elección de la ANC, expresándose la mayor votación histórica a favor de la Revolución Bolivariana, y con ello se infligió una derrota contundente a la burguesía venezolana, al fascismo y, en especial, al imperialismo yanqui, quienes apostaron durante más de 100 días a derrumbar el gobierno, pero, gracias a la valentía y espíritu de lucha de nuestro pueblo, se quedaron con los crespos hechos.

Estamos en una nueva etapa de la Revolución Bolivariana, lo cual va a permitir, utilizando como un medio a la ANC, la profundización y la construcción definitiva del socialismo, impulsando dos objetivos importantes de la Constituyente, el de la construcción del nuevo Estado Socialista y la creación de nuevos componentes de participación protagónica para el pueblo y la clase trabajadora.

Ahora, el pueblo tiene la voz cantante para comenzar a impulsar el debate democrático que conduzca a que los distintos sectores comiencen a realizar propuestas para que nuestra Constitución tenga mayor profundización, y se adapte a los nuevos tiempos de la Revolución Bolivariana.

No le fallemos a la confianza que nos depositó el pueblo. ¡Hasta la victoria siempre!

A votar por la Patria

Este 30 de julio el pueblo de Venezuela, el pueblo de Bolívar y Chávez va a escribir una nueva página histórica ejerciendo su derecho al sufragio de manera democrática secreta y universal para elegir una nueva Asamblea Nacional Constituyente de carácter obrero y popular. Todo ello en el marco de un ataque permanente contra la revolución bolivariana y contra el Presidente Nicolás Maduro, expresándose concretamente con las declaraciones del Director General de la CIA, quien dice: “sentirse muy optimista acerca de la posibilidad de tumbar al Presidente de la República e instalar un gobierno de transición”.

La Embajada de los EEUU instó a tomar medidas especiales de seguridad a los ciudadanos estadounidenses que residen en Venezuela, sumado a esto la oposición no cesa en sus intensiones de querer derrocar al gobierno bolivariano, llamando a una huelga general, bueno déjeme decirle “No se vistan que no van” no tienen posibilidad, ni capacidad para paralizar el país, la fuerza sindical mayoritaria de este país, esta con la Revolución y por la Patria, con la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores.

Debemos votar masivamente este domingo por y para:

1.- Ejercer un gran diálogo nacional.
2.- Conseguir el camino a la paz.
3.- Defender la Patria, la soberanía y la independencia.
4.- Profundizar la Revolución Bolivariana.
5.- Impulsar nuevas formas de participación popular
6.- Construir el socialismo bolivariano.
7.- Cese la impunidad ante el terrorismo y el fascismo.
8.- Frenar cualquier intento de intervención extranjera.

Sepan ustedes imperialistas y apátridas no renunciaremos a nuestra independencia, ni renunciaremos a la esperanza que esta Revolución nos ha dado, ni renunciaremos a la lucha por la construcción del socialismo bolivariano. Tendrán que desaparecernos, si es que pueden acabar con todo un pueblo, que elevo su conciencia revolucionaria. La Constituyente, Si Va.